Notas del Lector

A la página de inicio

de las Notas del Lector

Trigésimo segundo Domingo del Tiempo Ordinario, Año A, 6 de Noviembre de 2011
Índice Leccionario # 154

Traducido por la Señora Graciela Munn, de Sacramento, California

Breves comentarios de veinte segundos para la congregación. Arregle con su comité de liturgia para que se lean estos comentarios históricos antes de cada lectura.

¿Quién debe leer estos comentarios antes de la primera y segunda lecturas, y antes de la aclamación al Evangelio? No son ni palabra de Dios, ni parte de la homilía, por lo tanto no deben ser leídos desde el ambón. Son una enseñanza modesta. Así que el que preside debe leerlo desde la sede y el lector a su vez dirija su mirada al que preside y escuche.

Imprima esta página, córtela por las líneas azules, y dele los párrafos introductorios a la persona que los leerá.


Trigésimo segundo Domingo del Tiempo Ordinario, Año A, 6 de Noviembre de 2011
Antes de la primera lectura:

Cerca de 100 años antes de Jesús, había algunos judíos que vivían en Alejandría, Egipto, entre paganos, en un ambiente hostil. Un autor anónimo escribió para ellos un libro alabando la sabiduría de sus antecesores fieles a su fé. En este pasaje él personifica esa sabiduría a alguien a quien encontrarían muy atractivo.
Después del salmo, antes de la segunda lectura:

Por muchos años, los primeros cristianos esperaban que Jesús regresaría glorioso y llegaría el mundo a su fin. Cuando algunos de sus amigos cristianos murieron antes que Jesús regresara, se preguntron cómo iría a suceder. San Pablo les da la respuesta en ésta, la primera de sus cartas.
Antes de la aclamación del Evangelio:

La comunidad de San Mateo vivía en una época de incertidumbre y confusión. Todo parecía posible. Recordaban un dicho de Jesús que se refería a la necesidad de estar preparados.

Para pagar por el uso de las palabras arriba mencionadas, por favor, reste un número igual de palabras opcionales de otros lugares en la liturgia.

Primera Lectura, Sabiduría 6:12-16

Nuestro contexto litúrgico: Todo el camino que hemos recorrido este año atravéz del evangelio de San mateo está llegando a su fin. El pasaje del evangelio de hoy es de donde Jesús habla en parábolas acerca de su segunda venida, trayendo consigo el fin de la humanidad. Es casi el final del año litúrgico. Los sabios están preparados. Es interesante ver que Jesús tiene a 5 mujeres sabias, bien preparadas y la primera lectura personifica a La sabiduría como una mujer.

Situación histórica: En muchas de nuestras lecturas oímos cómo historiadores y profetas se refieren a los judíos concentrados exclusivamente en su tierra natal. El Libro de Sabiduría fué escrito en una situación diferente. Su audiencia eran los judíos que vivían dispersados por la ciudad cosmopolitana de Alejandría, en Egipto, cerca de 100 B.C.E. (Para saber más acerca de Alejandría y los residentes judíos, haga click aquí). El autor quiere que sus compañeros judíos acojan La Sabiduría, él quiere la fidelidad que se adhiere a su religión antigua, aún estando en un ambiente un tanto hostil.

La situación sicológica: Todos sabemos cómo disfruta un hombre las atenciones que ofrece una mujer atractiva. Si usted es un hombre, le gustan esas atenciones, o le gustaría tenerlas, si se las ofrecieran. Si usted es mujer ha hecho observaciones irónicas*, de los hombres que la buscan, sutilmente o no. El autor de Sabiduría sabe mucho acerca de este aspecto de la naturaleza humana. Para que la noción de Sabiduría sea entendida perfectamente, la personifica como una mujer "resplandeciente e inmarcesible" anciosa de "darse a conocer con anticipación al deseo de sus seductores” quienes "amablemente se le aparecen por todas partes".¿Quién no desearía la compañía de una mujer así?

Proclamándolo: Antes de proclamarlo, lean el pasaje para sí mismos, con la interpretación de arriba. Hagan una pausa para apreciar la táctica tan brillante del autor. Al proclamarlo, háganlo en la manera que sus oyentes anhelen tener Sabiduría, como un hombre siempre ha anhelado tener a una mujer.

Fíjense que en el texto, la palabra "Sabiduría", sólo se menciona dos veces. De manera que cuando los oyentes se distraen momentáneamente, vuelven a poner atención, en cuanto oyen los pronombres. “¿Quién es ‘ella’ de quien habla el lector?, se preguntarán “¿María, Juana de Arco, Santa Teresita? hay algo que no entiendo aquí”. En esas dos oportunidades es cuando se hace énfasis en la palabra “Sabiduría”.

Segunda lectura, 1 Tesalonicenses 4:13-18

Situación histórica: 1 Tesalonicenses es la primera de las cartas de San Pablo, que todavía tenemos. Cuando la escribió, los cristianos contemporáneos, incluyendo Pablo, creían que ya se apresuraba, en cualquier momento, la segunda venida gloriosa de Jesús. El problema que se presenta en estos párrafos es que ellos no sabían si los que llegaran a morir, antes de la venida de Jesús, recibirían los mismos beneficios que los que seguían con vida. Pablo les dice que sí, (aunque no les dá una explicación muy simple) porque lo que Dios ha obrado por la muerte y resurrección de Jesús es suficientemente poderoso para salvar hasta a los que ya están en el “descanso eterno”.

Proclamándolo: Estén seguros de decirlo con suficientes contrastes en su voz, para que los oyentes puedan distinguir las promesas que Pablo les da, ya sea a los que ya están muertos y lo que se espera para los que todavía están vivos. Recuerden que sus oyentes posiblemente no saben lo que acaban de oír, aunque todos los domingos cantan “Cristo ha muerto, Cristo ha resucitado, Cristo vendrá otra vez”) es probable que no sepan que es esa esperanza de lo que trata esta lectura. Denles un poco de ayuda.

Para saber más de cómo los Tesalonicenses se preparaban para la inmediata venida de Jesús, vea el pasaje del domingo entrante, el último antes de la fiesta de Cristo Rey. A propósito, el pasaje de hoy es lo que se enseña en lo del “fin del mundo”,“rapto”, tan popular en los círculos Cristianos y en las novelas de “los que se quedan atrás”, “Left Behind” La expresión griega se traduce “seremos arrebatados”, en latín, “rapiemur”, el participio pasado del verbo es “raptus”. Desde luego que los que creen en la teoría del “fin del mundo” ignoran el hecho de que Pablo dejó de creer que Jesús regresaría muy pronto. Para cuando escribió la carta a Los Romanos ya creía que los judíos de todo el mundo se convertirían en cristianos antes de que El Señor regresara.


* Para otra observación irónica acerca de esta debilidad humana, por nada menos, Albert Einstein, Haga click aquí.

Otros pocos comentarios sobre estos pasajes. Los enlaces pueden ser incompletos por unas pocas semanas antes de la "fecha establecida."
Servicios Koinonia Comentario en Inglés por el Padre Roger Karban de Belleville, Illinois, USA The Text This Week; homilías, obras de arte, películas y otros recursos en Inglés. Excelente sitio web de la Universidad de Saint Louis, en español


Volver a la página de inicio.

Envía un email al autor

Última modificación de la página 30 octubre 2011