Notas del Lector

A la página de inicio

de las Notas del Lector

Cuarto Domingo de Adviento, Año B,
21 de diciembre 2014
Índice Leccionario # 11

Traducido por el Padre Oscar A Mendez, OFM, de la Parroquia Santa Isabel, Oakland, California

Breves comentarios de veinte segundos para la congregación. Arregle con su comité de liturgia para que se lean estos comentarios históricos antes de cada lectura.

¿Quién debe leer estos comentarios antes de la primera y segunda lecturas, y antes de la aclamación al Evangelio? No son ni palabra de Dios, ni parte de la homilía, por lo tanto no deben ser leídos desde el ambón. Son una enseñanza modesta. Así que el que preside debe leerlo desde la sede y el lector a su vez dirija su mirada al que preside y escuche.

Imprima esta página, córtela por las líneas azules, y dele los párrafos introductorios a la persona que los leerá.


Cuarto Domingo de Adviento, Año B, 21 de diciembre 2014
Antes de la primera lectura:

Cuando los hebreos fueron nómadas solían llevar con ellos el arca de Dios, lo que llamamos el Arca de la Alianza. Se trataba de un cofre adornado que contenía las tablas de piedra con inscripciones de su pacto con Dios. Cuando se establecieron y crecieron en prosperidad, su rey propuso construir un santuario permanente para el arca. Dios responde a los planes del rey.
Después del salmo, antes de la segunda lectura:

San Pablo resume y concluye su carta a los Romanos. Hace hincapié en que los planes de Dios eran sólo de forma incompleta revelada hasta ahora.
Antes de la aclamación del Evangelio:

La audiencia original de San Lucas eran paganos convertidos al cristianismo, y nunca habían sido Judíos. Para ellos, Lucas solidifica el evangelio en la herencia judía de Jesús. Su introducción refleja en gran parte lo que ya sabían acerca de la misión de Jesús como adulto.

Primera Lectura, 2 Samuel 7:1-5, 8b-12, 14 bis, 16

Nuestro contexto litúrgico: El evangelio de hoy, Lucas 1, 26-38 , explica el aparente linaje terrenal de Jesús: el novio de su madre era "de la casa de David". Eso ha ayudado a poner una buena reputación entre los Judíos, ya que David fue un rey venerado desde el principio y el Mesías original (literalmente, "el ungido", ya que el ritual de inauguración de los reyes de Judá no era la coronación, sino la unción). Nuestra primera lectura incluye una profecía que David hubiera disfrutado de una larga línea de descendientes reales.

La situación histórica: Moisés había guiado al pueblo de Dios fuera de Egipto hacia el año que ahora calculan fue el 1250 AC. Josué los guio a una invasión de Palestina alrededor del 1220. Los jueces gobernaron desde el 1200 hasta el 1025. El último Juez, Samuel, ungió a su primer rey, Saúl, alrededor del 1030. David siguió después de Saúl en el 1010. El "Arca de Dios" durante todo este tiempo era un cofre adornado que contenía las tablas de piedra inscritas con el pacto que Dios dio a Moisés en el Monte Sinaí (título familiar de este cofre es: el "Arca de la Alianza"). (Ver Éxodo, capítulo 25 sobre el origen del Arca) fue el objeto más sagrado para la gente. El cofre era muy portátil, adecuado para las poblaciones nómadas. Cuando los nómadas se detenían por un tiempo, se levantaba una tienda especial para el Arca. Pero ahora estaban más estables, tanto es así que su rey tenía una casa permanente. Él quiere hacer una casa permanente para el arca.

Una reflexión teológica: La gran ironía es que Dios es demasiado grande como para necesitar una casa, y, en un limpio giro de la frase, Dios promete una casa de otro tipo para su posible arquitecto. Dios le pregunta a David "¿Serás tú me construya una casa? Vamos, reyecito. Eres demasiado grande para tus pantalones. ¿Quieres hacerme una casa? Te diré acerca de hacer una casa". Esto debería ser una lectura obligatoria en cada liturgia de dedicación de una iglesia.

Proclamándola: Una vez más, el Señor habla a un hombre, David, a través de otro hombre, el profeta Natán. Natán informa no un rumor, sino la promesa de Dios. Dios, que había trabajado grandes cosas a través de Moisés y otros, le promete a David una línea de sucesión real. Pero la promesa es condicional, en el buen comportamiento del hijo y sucesor de David, Salomón. Lamentablemente, la línea termina allí, al menos en su sentido original. (Irónicamente, Salomón llegó a construir la casa para el arca, el templo, que su padre había querido construir.)

El versículo 8 marca el centro del texto: "El Señor de los ejércitos tiene esto que decir :...", con una pausa y el cambio en su tono de voz. Sea el mensajero de la Palabra de Dios que habla al rey.

Mantenga el ritmo a medida que detalle la historia de todo lo que Dios hizo por David. Usted está sentando las bases para que David tenga que aceptar la realidad de que Dios es, y no David, el encargado de su historia compartida.

Segunda lectura, Romanos 16:25-27

Nuestro contexto litúrgico: Varias frases hacen de este pasaje lo correcto para que sea el clímax de Adviento. No se trata del nacimiento del niño Jesús, sino de la presentación del plan de Dios para la salvación humana. Los profetas lo revelaron por primera vez, pero sólo para los Judíos y de manera incompleta solamente. Ahora se revela a todos los gentiles, a medida que escuchan el evangelio. Por esto es que Dios es glorificado. Este es de regocijo, pero no sentimental. Este es cristocéntrica, pero no "navideño". Los editores del Leccionario deben estar tratando de mantenernos enfocados en el panorama general, en la época del año en que es más difícil. Este paso refuerza a una iglesia que evangeliza en sí y el mundo, y reprende a una iglesia que sólo asimila.

El trasfondo teológico: Estos son los últimos versículos de la Epístola desafiante de San Pablo a los Romanos, una carta difícil de resumir. Resúmenes que son muy problemáticos, como usted puede recordar de la encuesta del Leccionario en el verano del año litúrgico A. Mas sin embargo, usted puede considerar este pasaje como una recapitulación de Romanos 9, 10 y 11 , una sección que se termina en una doxología similar a los versos de hoy. Estos capítulos son sobre la historia de la salvación ofrecida primero a los judíos, y luego, debido al rechazo de los judíos a Jesús, se les ofrece a los gentiles. Pablo espera que el ejemplo de los gentiles va a ganar a los Judíos de nuevo, y así dar a Dios un pueblo universal, más, se podría decir, que la suma de sus partes.

Proclamándola: Este es un ejemplo perfecto de el por qué es tan difícil de proclamar a Pablo. Léalo con cuidado, es todo una frase! Tres versos completos - una frase. Esto va a tomar lo mejor de sus habilidades para comunicarlo.

Léalo varias veces antes de proclamarlo, para agarrarle el gusto. Tenga en cuenta las comas, son importantes puntos de parada.

No trate de hacerlo todo de un tirón, pero tome respiraciones cortas en las comas. Mantenga el nivel de su voz al mismo nivel, excepto al final, en la que debe ser más enfático.

Evangelio, Lucas 1, 26-38

La situación histórica: San Lucas escribió para un público muy diferente que el de Marcos y Mateo, diferentes, también, de los tesalonicenses y muchos otros destinatarios de las cartas de Pablo. Los lectores de Lucas vivieron una o más generaciones después de los apóstoles, después de la destrucción de Jerusalén por los romanos en el 70 DC, y fuera de la Tierra Santa. Nunca fueron Judíos. Eran cosmopolitas, de clase media y gentiles, viviendo en una sociedad escéptica, sin embargo, fueron atraídos a una religión históricamente con grandes raíces judías. Pero la nueva religión sólo llegó a su cumplimiento al llegar a toda la humanidad. Para contar esa historia, y enraizar a su público en su herencia y religión adoptada, y mantenerlos enfocados en la misión de la religión, Lucas necesitó contar la historia de Jesús de nuevo en este evangelio, y necesitó un segundo libro los Hechos de los Apóstoles.

En los capítulos de Lucas acerca del Jesús adulto, no se refiere de nuevo a la narración de la infancia en los capítulos 1 y 2. Sin embargo, los primeros capítulos apuntan vigorosamente a los temas que vendrán más tarde. El que haya leído todo el evangelio se puede volver a la narración de la infancia y "entenderlas" de una nueva manera. El que proclama el evangelio, o predica sobre él en la asamblea dominical debe permitir que el mensaje del evangelio de a conocer esa proclamación.

La introducción anterior a Lucas se basa en el capítulo de "Lucas" por el académico Jerome Kodell, OSB, en el comentario Collegeville Biblia - Nuevo Testamento (Collegeville, Minnesota: La Prensa Litúrgica , 1992)

Proclamándola: Utilice diferentes tonos de voz para María y el ángel, pero no exagere. El clímax de la lectura llega al final, en el que María expresa su total entrega a Dios. Ella, a la vez, tiene miedo y se siente orgullosa. Que su tono de voz suene de esa forma.


Comments powered by Disqus
Otros pocos comentarios sobre estos pasajes. Los enlaces pueden ser incompletos por unas pocas semanas antes de la "fecha establecida."
Servicios Koinonia Comentario en Inglés por el Padre Roger Karban de Belleville, Illinois, USA The Text This Week; homilías, obras de arte, películas y otros recursos en Inglés. Excelente sitio web de la Universidad de Saint Louis, en español


Volver a la página de inicio.

Envía un email al autor

Última modificación de la página 29 octubre 2014