Notas del Lector

A la página de inicio

de las Notas del Lector

Domingo de la Santísima Trinidad, Año A, 19 de junio 2011
Leccionario índice # 164

Traducido por el Padre Oscar A Mendez, OFM, de la Parroquia Santa Isabel, Oakland, California

Breves comentarios de veinte segundos para la congregación. Arregle con su comité de liturgia para que se lean estos comentarios históricos antes de cada lectura.

¿Quién debe leer estos comentarios antes de la primera y segunda lecturas, y antes de la aclamación al Evangelio? No son ni palabra de Dios, ni parte de la homilía, por lo tanto no deben ser leídos desde el ambón. Son una enseñanza modesta. Así que el que preside debe leerlo desde la sede y el lector a su vez dirija su mirada al que preside y escuche.

Imprima esta página, córtela por las líneas azules, y dele los párrafos introductorios a la persona que los leerá.


Domingo de la Santísima Trinidad, Año A, 19 de junio 2011
Antes de la primera lectura:

Para hacer frente a su necesidad de renovación después de la cautividad en Babilonia, los líderes judíos volvieron a contar la historia del éxodo de sus antepasados ​​de Egipto. En este episodio, Dios elige hacer un gran acto de amistad, de acuerdo con la costumbre de la época, revelando su nombre.
Después del salmo, antes de la segunda lectura:

En Corinto griego pagano, la comunidad cristiana tenía algunas facciones y algunos malentendidos graves del evangelio. Para concluir su segunda carta a ellos, san Pablo da consejos dirigidos a la unificación y fortalecimiento.
Antes de la aclamación del Evangelio:

El objetivo del evangelio de Juan era de ayudar a algunos cristianos indecisos que rompieran con su pasado y abrazaran a Jesús. Al principio de su Evangelio, Juan habla de un líder judío que quería conocer a Jesús. Jesús contrasta su enseñanza, su misión y su persona con todo lo que el fariseo espera.

Para pagar por el uso de las palabras arriba mencionadas, por favor, reste un número igual de palabras opcionales de otros lugares en la liturgia.

Primera Lectura, Éxodo 34:4b-6, 8-9

La situación histórica: oisés había estado liderando a los hebreos a través del Sinaí en su camino hacia la tierra prometida desde hacía mucho tiempo (treinta y cuatro capítulos, de una medida) antes de que gozara de esta revelación de Dios. Para los antiguos, era algo muy grande conocer el nombre de un dios, ellos percibían a los dioses como misteriosos y secretos. Así que para Moisés, éste es un momento sagrado, privilegiado. El lector debe tratar de captar esto en su proclamación.

El trasfondo teológico: Nuestro texto usa la palabra "Señor" para representar una expresión hebrea que aún hoy es difícil para los estudiosos de traducir. Lo más cerca que podemos llegar en letras romanas, es "Yahvé". Una oración tanto como un nombre, que significa algo así como "Yo soy el que soy". Sí, eso es todo. Eso es lo mejor que podemos hacer en la representación con el nombre que Dios mismo da. Los Judíos ortodoxos expresan su reverencia a Dios, al negarse en pronunciar este nombre. Sustituyen la palabra "Señor" cada vez que aparece dicho nombre en una lectura. Nosotros observamos el mismo protocolo reverente.

Proclamándola: Su tarea es simplemente pronunciar este título / nombre con toda la dignidad que se merece. Imagínese que usted es Moisés contando de nuevo esta historia: "Y entonces él finalmente me dijo su nombre.. [Pausa dramática].."es Yaveh”. [Otra pausa] "Entonces lo dijo otra vez:" El Señor Dios, compasivo y clemente, paciente, misericordioso y fiel” Wow, me quedé sin palabras! Me postró en tierra y lo adoré. Entonces le pregunté tímidamente que nos acompañara, aunque seamos un pueblo de cabeza dura."

Así que cuando se llegue a la oración (donde Moisés se dirige a Dios), "dígnate venir con nosotros ...," trate de sonar como Moisés lo hubiera hecho: aturdido por una revelación divina totalmente inesperada (la revelación divina debe ser siempre inesperada), mas sin embargo usted quiere que este Dios los acompañe a este pueblo indigno.

Segunda lectura, 2 Corintios 13:11-13

La situación histórica: La situación histórica: La mayoría de las cartas de Pablo comienza con algunos capítulos doctrinales, donde enfatiza puntos teológicos y corrige los malentendidos del evangelio. En capítulos posteriores de las cartas suelen disciplinar a la comunidad. Luego al final terminan con una despedida afectuosa. Nuestra lectura de hoy es la conclusión de la segunda carta a los Corintios. Vemos un poco de la disciplina y el afecto.

Proclamándola: Es evidente que los editores de nuestro leccionario eligieron este pasaje para hoy por la fórmula trinitaria al final. Aquí hay una oportunidad para que usted practique su proclamación en una forma más despacio. No trate de leerlo tan rápido, como a veces se hace al hacer la señal de la cruz. Haga que la congregación escuche cada palabra, el nombre de cada persona, clara y específicamente.

Otros pocos comentarios sobre estos pasajes. Los enlaces pueden ser incompletos por unas pocas semanas antes de la "fecha establecida."
Servicios Koinonia Comentario en Inglés por el Padre Roger Karban de Belleville, Illinois, USA The Text This Week; homilías, obras de arte, películas y otros recursos en Inglés. Excelente sitio web de la Universidad de Saint Louis, en español


Volver a la página de inicio.

Envía un email al autor

Última modificación de la página 10 de junio 2011