Notas del Lector

A la página de inicio

de las Notas del Lector

Jesucristo Rey del universo, Año B, 25 de noviembre 2012
Índice Leccionario # 161

Traducido por el Padre Oscar A Mendez, OFM, de la Parroquia Santa Isabel, Oakland, California

Breves comentarios de veinte segundos para la congregación. Arregle con su comité de liturgia para que se lean estos comentarios históricos antes de cada lectura.

¿Quién debe leer estos comentarios antes de la primera y segunda lecturas, y antes de la aclamación al Evangelio? No son ni palabra de Dios, ni parte de la homilía, por lo tanto no deben ser leídos desde el ambón. Son una enseñanza modesta. Así que el que preside debe leerlo desde la sede y el lector a su vez dirija su mirada al que preside y escuche.

Imprima esta página, córtela por las líneas azules, y dele los párrafos introductorios a la persona que los leerá.


Jesucristo Rey del universo, Año B, 15 de noviembre 2012
Antes de la primera lectura:

Durante una persecución tardía, un autor judío alienta a su pueblo con historias de Daniel, un personaje antepasado valiente que hizo frente a los perseguidores. Daniel compartió extrañas visiones del triunfo final de Dios.
Después del salmo, antes de la segunda lectura:

Algo así como el libro de Daniel, un escritor cristiano, en un tiempo de persecución, comparte una visión de Cristo triunfante.
Antes de la aclamación del Evangelio:

El Evangelio de Juan da una representación cuidadosamente matizada de la crucifixión y resurrección de Jesús como una "elevación", es decir, como una coronación real.

Para pagar por el uso de las palabras arriba mencionadas, por favor, reste un número igual de palabras opcionales de otros lugares en la liturgia.

Primera Lectura, Daniel 7:13-14

La situación histórica: Durante una encarnizada persecución de los judíos en el segundo siglo antes de Cristo, un autor anónimo judío escribió el Libro de Daniel, para fortalecer la fe de sus compatriotas. El libro se encuentra en el sexto siglo antes de Cristo, durante la cautividad de los judíos en Babilonia (el exilio). Históricamente Judíos consientes recordaban el exilio como una de las épocas más oscuras en su historia. El héroe exilado de este libro, Daniel es inteligente, fiel joven, que, confiando siempre en Dios, le va bien entre sus captores, y gana su admiración para él y sus compañeros de exilio.

El trasfondo teológico y literario: La audiencia del libro cree que Dios está activo en la historia, guiando los eventos para el bien de las personas a largo plazo, aunque las persecuciones y dificultades reinen en el corto plazo. Una expresión de esta fe es predecir futuros actos poderosos de Dios, catástrofes fantásticas en el que los opresores del pueblo de Dios serán derrotados y juzgados, y los fieles serán reivindicados por fin. Para velar su contenido revolucionario de los opresores, estas predicciones fueron codificadas por lo general en un lenguaje simbólico, y ambientado en un futuro indeterminado. Así se les conoce como "revelaciones", o, para usar una palabra de origen griego de la misma idea, literatura "apocalíptica". El lenguaje velado también hace hincapié en que sólo Dios sabe el futuro, y lo controla. Hemos visto algo de esto en las lecturas de la semana pasada. Otro dispositivo en la literatura apocalíptica es la visión en sueño, como el pasaje de hoy.

Los capítulos 7-12 de Daniel contienen muchos ejemplos apocalípticos. De especial interés en el pasaje de hoy es el título de Hijo del Hombre. En la época en que esto fue escrito, "hijo de hombre" es lo que se le llamaba a cualquier hombre, como lo que ahora se le llama a los hombres: "señor". La figura de esta visión, "uno como un hijo de hombre", recibe una comisión real de alguien que no es humano, el Anciano (en las traducciones antiguas e himnos, "Anciano de Días"). En el esquema de Daniel, por supuesto, el hijo del hombre consiste en sustituir el régimen opresivo de los perseguidores con un régimen permanente favorable al pueblo de Dios. (Los perseguidores aparecen en forma de bestias en los versículos de Daniel 7 y no en la selección del leccionario.)

En los evangelios a menudo Jesús usa el título de "Hijo del Hombre" para sí mismo. Si Jesús sólo está utilizando el término en su sentido ordinario, podríamos decir que está haciendo hincapié en su humanidad, su identidad con otros seres humanos. Si lo está utilizando en el sentido dado en este pasaje de Daniel, Jesús está enfatizando su relación especial con el Padre y con su autoridad divina.

Proclame esto como si usted fuera Daniel, o como si la visión es suya. Usted quiere comunicar la visión con el fin de reforzar la esperanza y la dignidad de su pueblo. Su esperanza y dignidad no están limitadas por sus circunstancias actuales. Su esperanza y dignidad provienen de su alianza con el Hijo divino encargado Hijo del Hombre. Así que enfatice "Su dominio es eterno y no pasara, su reino no tendrá fin."

Segunda lectura, Apocalipsis 1:5-8

El trasfondo teológico y literario: El Libro de la Revelación del Nuevo Testamento tiene el mismo carácter apocalíptico que el Daniel, aunque eso no es muy evidente en esta breve selección de hoy. Sus lectores eran perseguidos, y el autor quiere reforzar su fe. Por la descripción que se da aquí de Jesús, aplique lo que se ha dicho anteriormente acerca del Hijo del Hombre y su comisión del Anciano de los Días.

"Alfa" y "Omega" son las primeras y últimas letras del alfabeto griego, el idioma original de este libro. Al dar a Jesús el título de Alfa nos recuerda el primer tema del evangelio de Juan : que Jesús es la Palabra de Dios, pre-existente con el Padre antes de toda la creación. (El autor del Apocalipsis se llama Juan y estaba claramente familiarizado con el Evangelio de Juan, el apóstol y evangelista). Al llamar a Jesús el Omega se está diciendo que estará a cargo en el fin del mundo.

Proclamándola: A pesar de que este paso se produce en el comienzo del Libro de la Revelación, suena como el resumen de un abogado, el argumento final antes que el jurado de el fallo final. Por lo que debe sonar muy enfático, pero digno, al concluir la segunda frase larga, "A él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén".

A continuación, hacer una pausa. Asegúrese de saber lo que se entiende por "también los que lo trasquilaron". Sugerencia: lea el evangelio de hoy, Juan 18:33 b-17. (Hay una ironía grande y muy instructiva en el emparejamiento de la discusión de la realeza con la primera y segunda lectura de hoy.)

Pause de nuevo después de "Sí. Amén". Luego asuma la voz del divino Jesús Cristo. El autor deseaba que su audiencia tomara confianza al escuchar esto. Dígalo despacio, con toda la realeza que uno esperaría escuchar en la voz de Jesús al final de la historia.


Comments powered by Disqus

Otros pocos comentarios sobre estos pasajes. Los enlaces pueden ser incompletos por unas pocas semanas antes de la "fecha establecida."
Servicios Koinonia Comentario en Inglés por el Padre Roger Karban de Belleville, Illinois, USA The Text This Week; homilías, obras de arte, películas y otros recursos en Inglés. Excelente sitio web de la Universidad de Saint Louis, en español


Volver a la página de inicio.

Envía un email al autor

Última modificación de la página 14 noviembre 2012