Notas del Lector

A la página de inicio

de las Notas del Lector

Tercer Domingo de Adviento, Año B, 11 de Diciembre de 2011
Índice Leccionario # 8

Traducido por la Señora Graciela Munn, de Sacramento, California

Breves comentarios de veinte segundos para la congregación. Arregle con su comité de liturgia para que se lean estos comentarios históricos antes de cada lectura.

¿Quién debe leer estos comentarios antes de la primera y segunda lecturas, y antes de la aclamación al Evangelio? No son ni palabra de Dios, ni parte de la homilía, por lo tanto no deben ser leídos desde el ambón. Son una enseñanza modesta. Así que el que preside debe leerlo desde la sede y el lector a su vez dirija su mirada al que preside y escuche.

Imprima esta página, córtela por las líneas azules, y dele los párrafos introductorios a la persona que los leerá.


Tercer Domingo de Adviento, Año B, 11 de Diciembre de 2011
Antes de la primera lectura:

Cuando los Judíos regresaban del exilio de 60 años, a su tierra natal, el profeta llamado Isaías tercero interpretaba lo que estaba pasando. El año de Gracia es otra forma de decir El Jubileo, era cuando se acostumbraba liberar a los esclavos, perdonar las deudas y que las familias recobraran sus tierras que habían perdido.
Después del salmo, antes de la segunda lectura:

Esta es el resumen final de una carta de Pablo a una nueva comunidad a la que amaba. El escribe apresuradamente, poniendo solo lo más importante en estos últimos párrafos.
Antes de la aclamación del Evangelio:

Los seguidores de Juan Bautista continuaron promoviendo su causa por mucho tiempo. El era suficientemente importante como para compararlo con Ezequiel y hasta con Moisés. Los Evangelistas, incluyendo a Juan ahora, hacen la aclaración de que, aunque el era importante, Juan seguía siendo un subordinado de Jesús.

Para pagar por el uso de las palabras arriba mencionadas, por favor, reste un número igual de palabras opcionales de otros lugares en la liturgia.

Primera Lectura, Isaías 61:1-2, 10-11

Situación Litúrgica: Los primeros cristianos sintieron la necesidad de hacer gozosa la penitencia durante la Cuaresma. Más tarde, en el Adviento, se hizo posible volver a hacer lo mismo que en la Cuaresma. Así que aquí tenemos un domingo en que oímos a un profeta del Viejo Testamento regocijándose de lo que Dios está haciendo, a un apostol del Nuevo Testamento dando instrucciones a una congregación que se regocije y dé gracias y a Juan Bautista diciéndoles acerca de enderezar los caminos del Señor, “Hay uno entre ustedes a quien no reconocen”. Así que es un día feliz, no un día frívolo.

Situación histórica: Esta sección de Isaías viene de un período turbulento cuando los judíos estaban tratando de volver a establecerse en su tierra natal, después de generaciones de ser esclavos durante el exilio en Babilonia. El profeta se ve como el escogido para anunciarles las buenas noticias que están por venir ( sanar los corazones desgarrados, liberación a los cautivos, etc.). Un “año de gracia”, es lo que ahora llamamos El Jubileo, el tiempo para perdonar las deudas, liberar a los esclavos y empezar todo de nuevo, en todas las relaciones sociales.

Proclamándolo: Porque ese Año de Gracia era tan gran evento, ustedes deben tratar de anunciarlo con la misma voz fuerte y poderosa como lo habría anunciado el profeta. ¡¡UN--AÑO--DE--GRACIA-- DEL--SEÑOR!!. Isaías se siente lleno de gozo, triunfante, con autoridad y en completo control de sí mismo.

Al final del segundo párrafo el lector debe anunciar calmadamente la solemnidad de lo que Dios quiere decirles: Para que “El Señor Dios haga brotar la justicia y la alabanza”.

Segunda lectura, 1 Tesalonicenses 5:16-24

Situación histórica: Pablo sentía mucha simpatía por los Tesalonicenses, quienes habían recibido el evangelio con entusiasmo. Su ejemplo había ayudado a otros a recibir también la fe. Pero como todavía necesitaban instrucción moral, Pablo les enseña, en la última parte de esta carta (en la misma forma literal que Pablo usaría también en otras cartas más tarde). Esa instrucción es lo que Pablo les está diciendo aquí, después se va a las frases afectuosas de despedida. El escritor y los lectores sabían que Dios había hecho grandes obras entre ellos y todavía esperaban más, el eminente regreso de Jesús Glorioso, Así que todo eso lo esperaban con enorme entusiasmo.

Proclamándolo: Pablo escribe rápidas y cortas oraciones, como si se le estuviera acabando la tinta, o como si el mensajero estuviera a punto de irse, aunque la carta no estuviera tterminada. Para evitar que las frases cortas sean monótonas usen diferentes tonos de voz y pausas en cada una.

Haga una pausa antes del verso 23, “Que la paz de Dios los haga perfectos…” y respiren. Esto es la conclusión de la carta. Hablen como el Apóstol lo haría, ustedes aman a esta gente y quieren para ellos lo mejor que su Dios generoso les pueda ofrecer. ( Esa sería una buena manera de hacer oración en privado por sus oyentes, antes de que empiece la proclamación)


Comments powered by Disqus

Otros pocos comentarios sobre estos pasajes. Los enlaces pueden ser incompletos por unas pocas semanas antes de la "fecha establecida."
Servicios Koinonia Comentario en Inglés por el Padre Roger Karban de Belleville, Illinois, USA The Text This Week; homilías, obras de arte, películas y otros recursos en Inglés. Excelente sitio web de la Universidad de Saint Louis, en español


Volver a la página de inicio.

Envía un email al autor

Última modificación de la página 4 diciembre 2011