Notas del Lector

A la página de inicio

de las Notas del Lector

Noveno Domingo del Tiempo Ordinario, Año A, 06 de marza 2011
Leccionario índice # 85

Traducido por el Padre Oscar A Mendez, OFM, de la Parroquia Santa Isabel, Oakland, California

Breves comentarios de veinte segundos para la congregación. Arregle con su comité de liturgia para que se lean estos comentarios históricos antes de cada lectura.

¿Quién debe leer estos comentarios antes de la primera y segunda lecturas, y antes de la aclamación al Evangelio? No son ni palabra de Dios, ni parte de la homilía, por lo tanto no deben ser leídos desde el ambón. Son una enseñanza modesta. Así que el que preside debe leerlo desde la sede y el lector a su vez dirija su mirada al que preside y escuche.

Imprima esta página, córtela por las líneas azules, y dele los párrafos introductorios a la persona que los leerá.


Noveno Domingo del Tiempo Ordinario, Año A, 06 de marza 2011
Antes de la primera lectura:

Para un público postrero que enfrenta varias opciones religiosas, esta es una historia de Moisés. Recuerda a los Judíos en una sociedad pagana de las decisiones trascendentales tomadas por sus antepasados.
Después del salmo, antes de la segunda lectura:

Algunos cristianos judíos argumentaban que los cristianos necesitaban observar las leyes de Moisés con el fin de estar bien con Dios. San Pablo dice que nuestra justicia ante los ojos de Dios es un don gratuito en Cristo Jesús.
Antes de la aclamación del Evangelio:

Durante varias semanas hemos escuchado el Sermón de la Montaña. él concluye hoy con una enseñanza solemne sobre su gravedad.

Para pagar por el uso de las palabras arriba mencionadas, por favor, reste un número igual de palabras opcionales de otros lugares en la liturgia.

Primera lectura, Deuteronomio 11:18, 26-28, 32

La situación histórica: Alrededor de 600 años antes de Jesús, los extranjeros capturaron muchos de los habitantes de Judea y los mantuvieron en el exilio en Babilonia. Algunos Judíos se unieron a la religión de sus captores, mientras que otros líderes exiliados lucharon para mantener fieles a su gente. El libro de Deuteronomio es parte de ese esfuerzo. En ese momento se vuelve a contar las historias de casi 600 años, en la que sus antepasados se convirtieron en el pueblo de Dios bajo el liderazgo de Moisés. Esas lecciones de la historia tenían la intención de volver a inspirar el orgullo de la nación y la confianza en la providencia de Dios, son puntualizados con discursos dramáticos hechos por Moisés.

el texto de hoy en el contexto: Los versos de Deuteronomio en el leccionario de hoy son tomados de un discurso inspirado en el que Moisés trata de hacer que sus oyentes se vean diferentes a los paganos en cuyo territorio estaban ellos llegando. La Ley / Alianza que el Señor les había dado los hacía diferente de cualquier otra nación. Esto los adhería a la Ley o el Pacto tenazmente. (Más tarde los Judíos tomaron literalmente esta orden de unir la palabra de Dios a sus frentes y sus muñecas; Pondrían rollos pequeños con algunas de estas palabras en cápsulas de cuero usadas en sus muñecas y la frente. En sus oraciones llamaban a la palabra del Señor, su escudo y casco.) En nuestro contexto litúrgico, estas palabras son el preludio de El evangelio de hoy, la conclusión del Sermón de la Montaña de Jesús, según san Mateo. Jesús hace que la adhesión a sus enseñanzas tenga consecuencias de vida o muerte. De la misma manera el Moisés del Deuteronomio hace que la observancia de la Ley determina si la gente disfruta de bendición o sufre de maldiciones.

Su proclamación: Retóricamente, esto es sencillo, pero muy lejos de no tener importancia. Sólo quiere que la gente escuche las declaraciones de Moisés en toda su crudeza. Hable con la urgencia de quien, con sus oyentes, se sitúa en la división entre la vida y la muerte, entre bendición y maldición. Recordando que este pasaje es el preludio del evangelio de hoy, escuche la reacción de la gente a: "Cuando Jesús terminó de hablar, toda la gente estaba admirada de cómo les enseñaba, porque lo hacía con plena autoridad, y no como sus maestros de la ley." (Mateo 7:28-29) Su proclamación debe tener esa clase de autoridad.

Segunda lectura, Romanos 3:21-25, 28

Usted ha visto la segunda lectura de hoy, así que sabe que usted, como lector está frente a un párrafo de teología muy complicada, y una congregación probablemente no tan estudiado en cualquiera de estos temas (a menos que sean luteranos). Francamente, usted tiene un montón de tareas que hacer. Los párrafos siguientes le ayudarán mucho. Prepárese. (De hecho, como lector que es, a partir de hoy y por dieciséis semanas estará explorando la carta a los Romanos. Quédese con esto, y en septiembre sólo el predicador más ambicioso en su comunidad va a saber más que usted acerca de los romanos).

El trasfondo teológico: Gran parte de los romanos es una investigación minuciosa del significado de la fe. Pablo se pregunta cómo creer en Jesús nos permiten estar en una relación correcta con Dios? ¿Por qué la creencia en Jesús es mejor que lo que otros han tratado con el fin de recibir el favor de Dios? Pablo quiere convencer a los cristianos judíos que su ley judía, por sí mismo, no les había dado la gracia de Dios, y que no habían ganado el amor de Dios por guardar la Ley, ya sea por bien o mal. Una de sus preocupaciones era evitar que los cristianos judíos impusieran la Ley a los gentiles convertidos a Cristo. Y para Pablo, la alternativa a la Ley es la fe.

Una reflexión teológica: ¿Qué es, entonces, la fe? Admitiendo que no se puede ganar el amor de Dios, y confiando en que Dios la ha dado, inmerecida y gratuita, en Cristo. Uno fielmente honra a Dios diciendo, en efecto, "no puedo ganar su favor con mis buenas obras o mi obediencia a la ley, sino que acepto con gratitud su regalo de la vida en Cristo." ¿Cómo esto honra a Dios? Bueno, tenga en cuenta las consecuencias de tratar de hacerlo al revés. Si usted tiene que ganar el amor de Dios, entonces usted está dando a entender que Dios es justo como todos los demás. La mayoría de los demás no le darán un descanso, guardaran rencor, y siempre esperaran que usted pague por lo que quiere de ellos. ¿Quién necesita otro dios así? Desde la época de Moisés, los profetas han estado tratando de convencernos de que el verdadero Dios no es como el resto de nosotros, y no como los dioses que la gente moldea para sí mismos. Le diremos a Dios: "Vamos a relacionarnos contigo de diferente manera que nos relacionamos con otros, ya que tu eres diferente. Tú eres generoso. No tenemos que merecer tu amor, Tú solamente lo das. Te reconocemos en la generosidad indescriptible de Jesús, cuya muerte se ve como el último regalo de sí mismo. En respuesta agradecida, vamos a tratar de hacer que nuestras relaciones con los demás sean como la Tuya con nosotros, misericordiosas y generosas. Pero no nos preocuparemos de perder tu amor si fallamos."

Frase por frase: Sólo por el bien del lector, vamos a tomar las frases, una idea a la vez. En los versículos anteriores a la lectura, San Pablo ha cambiado la pregunta de "¿Cómo podemos hacernos justos con Dios? (Sólo no podemos.)" a "Dios es tan justo que Dios sólo quiere compartir la justicia libremente con nosotros en Cristo."

Texto Bíblico tomado de http://servicioskoinonia.org/biblico/calendario/texto.php?codigo=20110306&cicloactivo=2011&cepif=0&cascen=0&ccorpus=0

Hermanos: Ahora, la justicia de Dios se ha manifestado independientemente de la Ley, aunque testificada por la Ley y los profetas, la justicia de Dios a través de la fe en Jesucristo para aquellos que creen.

La Ley originalmente manifestaba la justicia de Dios, su Autor, en contraste con los dioses paganos, que dieron a sus pueblos una ley no tan digna y humana. Los beneficiarios de la Ley de Dios tuvieron la oportunidad de compartir la justicia de Dios, pero fueron incapaces de observar la ley. Dios, por supuesto, sigue siendo justo, ya sea si alguien observa o no la ley divina. Ahora la justicia de Dios es compartida con nosotros de una manera nueva, por la fe en Cristo. Ahora vemos que podemos compartir la justicia sin tener que observar la ley. (Recuerde que la Ley, para el tiempo que San Pablo escribió, estaba basada en circuncidar a los varones, guarda el descanso del sábado, y un sin fin de prácticas religiosas. Es de esto que estamos exentos, no de las leyes morales fundamentales como es el respeto al derecho de otros a la vida, decir la verdad, la fidelidad en el matrimonio, etc) Ese es el significado de las dos primeras frases.

sin distinción alguna. Pues todos pecaron y todos están privados de la gloria de Dios,

Ya sea que uno pertenecía al pueblo histórico de Dios, los Judíos, o no, nadie gana o merece compartir la justicia de Dios.

y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención de Cristo Jesús, a quien Dios constituyó sacrificio de propiciación mediante la fe en su sangre.

Hasta ahora, no hemos visto la palabra justificado. Que significa "hecho justo, o puestos en una relación correcta con Dios." El primer justo es Dios. Si somos justos, es sólo una participación en la justicia de Dios.

Pablo invoca las ideas de expiación y sacrificio de sangre para explicar cómo Jesús hace la justicia de Dios que este de nuevo a nuestra disposición. (El antiguo Israel había absorbido estos mecanismos de sus vecinos y nunca los había transcendido, aunque hay fuertes críticas proféticas de ellos en la tradición. Más tarde, los escritores cristianos han extendido estas analogías problemáticas aún más. Los utilizaron para resolver problemas que no teníamos sino hasta que empezamos a tratar de expresar nuestra religión en términos de la filosofía griega. No ayudaba cuando se aplica a Dios ciertos códigos sociales de la Edad Media en busca del status social. A veces el resultado es una imagen grotesca de un Dios que pone mala cara porque no podemos darle un sacrificio digno de remover la deshonra que le hemos causado por nuestro pecado. El Dios que San Pablo describe aquí no tomaba la ofensa Divina tan lejos, o incluso en esa dirección. Pero estoy divagando.)

Sostenemos, pues, que el hombre es justificado por la fe, y no por las obras de la Ley.

Hacer hincapié en la palabra fe en esta oración, hacer una pausa corta, y termine la frase rítmicamente. A pesar de que sus oyentes pueden no saber lo que son las obras de la ley, ellos saben que son diferentes a las de la fe. Eso, y su forma inteligente de proclamar las frases anteriores, los haga cuestionar sus suposiciones. Eso puede ser tan alto como usted lo proclame.

Extra! Cada pasaje de domingo de la Carta a los Romanos en el contexto: Haga clic aquĆ­ para ver una tabla que resume las lecturas de los romanos desde el 9° hasta el domingo 24° del Tiempo Ordinario, este año. En Inglés.

Otros pocos comentarios sobre estos pasajes. Los enlaces pueden ser incompletos por unas pocas semanas antes de la "fecha establecida."
Servicios Koinonia Comentario en Inglés por el Padre Roger Karban de Belleville, Illinois, USA The Text This Week; homilías, obras de arte, películas y otros recursos en Inglés. Excelente sitio web de la Universidad de Saint Louis, en español
aún no publicado al 17 de febrero 2011.


Volver a la página de inicio.

Envía un email al autor

Última modificación de la página 06 marza 2011