Notas del Lector

A la página de inicio

de las Notas del Lector

XV Domingo del Tiempo Ordinario, Año B,
15 de julio 2012
Índice Leccionario # 104

Traducido por el Padre Oscar A Mendez, OFM, de la Parroquia Santa Isabel, Oakland, California

Breves comentarios de veinte segundos para la congregación. Arregle con su comité de liturgia para que se lean estos comentarios históricos antes de cada lectura.

¿Quién debe leer estos comentarios antes de la primera y segunda lecturas, y antes de la aclamación al Evangelio? No son ni palabra de Dios, ni parte de la homilía, por lo tanto no deben ser leídos desde el ambón. Son una enseñanza modesta. Así que el que preside debe leerlo desde la sede y el lector a su vez dirija su mirada al que preside y escuche.

Imprima esta página, córtela por las líneas azules, y dele los párrafos introductorios a la persona que los leerá.


XV Domingo del Tiempo Ordinario, Año B, 15 de julio 2012
Antes de la primera lectura:

En el reino del norte de Israel, Amasías fue un sacerdote corrupto con un trabajo cómodo en un santuario real. El profeta Amós lo ha criticado a él, al rey y a otros dirigentes por su abandono de los pobres. Amasías trata de desterrar a Amos del reino del sur, Judá. Amós se defiende.
Después del salmo, antes de la segunda lectura:

Comenzamos hoy la lectura por siete semanas de la Carta a los Efesios. Sus temas principales son que Dios siempre había estado planeando difundir su favor no sólo a los Judíos, sino a los gentiles, ya que este plan, oculto por mucho tiempo, ha sido revelado en la vida, muerte y resurrección de Cristo, y los Judíos y gentiles se han de reconciliar.
Antes de la aclamación del Evangelio:

En la primera mitad del evangelio de Marcos, la reputación de Jesús ha crecido a causa de sus enseñanzas y milagros. Él ha comenzado algunas controversias. Sus discípulos le han acompañado muy de cerca. Ahora Jesús les envía a difundir su mensaje y trabaja aun más.

Para pagar por el uso de las palabras arriba mencionadas, por favor, reste un número igual de palabras opcionales de otros lugares en la liturgia.

Primera Lectura, Amós 7:12-15

Nuestro Marco Litúrgico: En nuestro recorrido domingo a domingo a través del Evangelio de San Marcos de este año, estamos en el punto en el que Jesús envía a sus discípulos a predicar y a sanar. Él los prepara para el rechazo ("Si un lugar no os escuchará, sacudir el polvo de vuestros pies.") de eso se trata la primera lectura sobre el rechazo de un profeta del Antiguo Testamento.

La situación histórica: Durante mucho tiempo, el territorio que llamamos Tierra Santa estaba dividida en un reino del norte llamado Israel y un reino del sur conocido como Judá. La ciudad de Jerusalén estaba en Judá. En el reino del norte, en Bethel (palabra hebrea que significa "Casa de Dios") había un santuario muy antiguo. Su sacerdocio era mayor que el establecido por el hermano de Moisés, Aarón. Israel era próspero, al menos para las clases altas, y en el octavo siglo AC los sacerdotes de Bethel eran compinches cómodos del rey.

En este ambiente vivió un hombre llamado Amos, un hombre sabio de la calle y observador inteligente de la condición humana. Conocía su tradición. Amos recordó cómo el Dios de su pueblo había elegido a un grupo común de esclavos en Egipto, los hizo suyos, y los condujo a la libertad. Amos sabía que este Dios de los pobres no estaba contento con el abandono actual y la explotación de los pobres por los poderosos. Así que él tomó la palabra. Como hacen los profetas, predijo el derrocamiento del trono y del altar de la mano de Dios. Y como lo hace el reaccionario, el sacerdote de Betel, le dijo a Amos que se fuera. Eso es lo que está haciendo Amasías cuando insta a Amos a irse para el sur de Judá.

Proclamando: En su proclamación, trate de captar el drama aquí. El sacerdote está enojado, o tal vez cansado, y quiere que el profeta se vaya de su territorio. El profeta (utilice un tono de voz diferente) está a la defensiva. Protesta de que él no se designó profeta, sólo Dios lo hizo.

Segunda lectura, Efesios 1:3-14

Nuestro Marco Litúrgico: A partir de hoy hasta el vigésimo primer Domingo del Tiempo Ordinario, vamos a leer la carta de San Pablo a los Efesios. (Puede que no sea la carta de San Pablo, y es posible que haya sido abordado de manera más amplia que a los cristianos de Éfeso. Véase la introducción en la Nueva Biblia Americana para una discusión. Usted puede dar su servicio como lector sin el conocimiento de estos puntos finos, pero debe saber lo siguiente.)

El fondo teológico: Hay dos elementos de esta lectura que usted debe tener en mente, y no dejar que se pierda en las frases largas:

Una forma de enseñanza parafraseando a Pablo es la siguiente: Solíamos pensar que el plan de Dios era mantener a los judíos como a su pueblo elegido de forma exclusiva. Ahora Jesús ha revelado que el plan de Dios siempre fue con el tiempo ("en la plenitud de los tiempos") acercar también a los gentiles a su elección. La principal implicación, pastoralmente hablando, es que "nosotros" (Judíos) y "ustedes" (los gentiles) ya no pueden ignorarse los unos a los otros. "Nosotros" no somos superiores a "ustedes", y "ustedes" ya no se pueden referir a "nosotros" como presumidos y extraños.

Esta perspectiva entusiasma el autor de Efesios, ( Vea como Pablo lo expresa en Romanos 9.11 ) y hace este pasaje bastante dramático.

Proclamando: Para transmitir este entusiasmo a su congregación, haga hincapié en el misterio que ahora tenemos la sabiduría para entender, y el plan para traer todas las cosas bajo Cristo.

Luego, en el párrafo final, asegúrese de que su congregación escuche los contrastes entre el "ustedes" y "nosotros" para que tengan una idea de la gran reconciliación que se describe aquí.

Ideas para una homilía en base a las lecturas

Hace poco oí una homilía excelente basada en el evangelio de hoy. Basándose en el mandato de Jesús de que sus misioneros viajan con poco peso, el predicador nos preguntó por el equipaje que llevamos a través de toda nuestra vida, el equipaje en el sentido de nuestras disposiciones, expectativas, temores y similares.

Yo ampliaría eso con estos enlaces a las primera y segunda lecturas. El sacerdote Amasias se había acostumbrado a su equipaje, su posición acogedora en el santuario de Betel, y la alianza de esa institución con la institución de la realeza. Esto le impidió oír la profecía de Amós. Y en Éfeso, los judíos y gentiles habían, al igual que judíos y gentiles en otros lugares, cargado sus equipajes en forma de prejuicios los unos para con los otros. San Pablo bendice a Dios por permitir que ambos grupos arrojaran esas cargas, se abrazasen los unos con los otros, y revelaran el plan de Dios oculto por mucho tiempo. ¿Qué prejuicios seguimos cargando, que nos impiden cooperar en el designio universal de la salvación de Dios? ¿A qué comodidades somos tan leales que somos sordos a la Palabra de Dios?


Comments powered by Disqus

Otros pocos comentarios sobre estos pasajes. Los enlaces pueden ser incompletos por unas pocas semanas antes de la "fecha establecida."
Servicios Koinonia Comentario en Inglés por el Padre Roger Karban de Belleville, Illinois, USA The Text This Week; homilías, obras de arte, películas y otros recursos en Inglés. Excelente sitio web de la Universidad de Saint Louis, en español
aún no publicado al 6 de julio 2012.


Volver a la página de inicio.

Envía un email al autor

Última modificación de la página 6 julio 2012